Thumbnail del post

Demo VIP de Anthem – Review y vídeo 4K HDR

Publicado por Jose Tortola 31 enero, 2019

La demo VIP de Anthem tuvo lugar el pasado fin de semana, entre el 25 y el 27 de enero de 2019. Aún con ese nombre, estamos hablando de lo que suele conocerse como “beta cerrada”. Y como tal, en ella pudimos probar un poco el juego. Poco. Ya que sólo tenía un par de misiones de lo que parece la historia principal y algo de exploración del mundo libre.

La demo VIP estuvo cargada de polémicas y fallos, nosotros mismos nos encontramos con algunos fallos propios, pero de eso hablaremos más adelante. Primero, vamos a empezar introduciendo el juego para los que aún no lo han podido jugar o no saben bien de qué va este nuevo título de EA y Bioware.

Anthem, un nuevo looter-shooter.

El género de los looter-shooter no es nuevo. Nosotros jugamos a algunos clásicos y nombres propios de este género, como la saga The Division y a Destiny 2. Otros títulos como Warframe también son muy populares. Y por ende, mucha gente tiende a comparar todos estos títulos o a decir “que son copias unos de otros”.

Bueno, en realidad alguna similitud tienen todos. Es normal puesto que pertenecen al mismo género de juegos. Pero todos tienen su historia, su narrativa, su estilo de narración, su gunplay (peculiaridades del sistema de puntería y armas), su sistema de crafteo (fabricación de equipo y armas en el juego) y looting (conseguir equipación y armas en el juego)… Todos son distintos, pese a los parecidos.

En este caso, este nuevo looter-shooter viene de Bioware. Esta compañía tiene un nombre propio en los videojuegos por habernos dado clásicos como Dragon Age o Mass Effect. Pero también este nuevo juego viene de la mano de EA. Y si bien estamos hablando de otro de los gigantes en el mundo de los videojuegos y responsable de enormes franquicias muy entretenidas, también es cierto que es inevitable últimamente separar ese nombre de un estilo de monetización de los videojuegos.

Pero, por suerte, Anthem parece ser mucho más que esto. Así que, después de haber jugado la Demo VIP de Anthem, os traemos un resumen con nuestras impresiones y un gameplay al final grabado en 4K HDR con todas las opciones gráficas en Ultra.

El mundo de Anthem.

Anthem nos muestra una historia de ciencia-ficción. Se ambienta en un mundo futurista donde los jugadores, “libranceros” (“traducción” que han hecho oficialmente del “freelancers” original en inglés)  que se enfrenta a unos seres alienígenas por el futuro de la humanidad.

Para librar esta batalla, los humanos usan unas armaduras o exoesqueletos, llamados “alabardas”. Son piezas mecánicas que dotan de protección y de capacidades (como vuelo) a sus portadores para el combate. Combate que se realiza principalmente con armas de fuego. Aunque también hay melé (cuerpo a cuerpo) y algunas habilidades propias de cada tipo de alabarda.

Partiendo de esta premisa, el jugador tiene por delante una historia (de la que poco sabemos hasta ahora, no hay spoilers en este artículo). Historia que parece comenzar desde un punto central, Fuerte Tarsis. En este fuerte podemos desde hablar con personajes (para las misiones) a reconfigurar nuestro equipamiento y alabardas, adquirir armas y cosméticos, y todo lo típico de los hubs o bases de operaciones en este género. Y una vez decidimos subirnos en alguna de nuestras alabardas y salir del fuerte, los jugadores tenemos por delante un mundo abierto de enormes dimensiones en las que transcurren las misiones principales, secundarias y otros eventos, además de poder hacer exploración libre.

Captura de pantalla de Anthem

El mapa.

La dimensión de este mundo abierto es enorme. En las 3 dimensiones. Puesto que no es sólo la extensión del mapa, sino que se puede volar sobre él o incluso bajo él, dentro de enormes masas de agua, donde también hay acción y vida.

El mapa muestra una especie de clima tropical, con vegetación abundante y muchísima agua. Agua que nos vendrá de perlas para refrigerar nuestra alabarda si queremos volar mucho tiempo.

El terreno es escarpado y rocoso, con decenas de espacios naturales como gargantas y cuevas. Además podemos encontrar ruinas y vestigios de lo que parece el pasado.

Sin duda alguna, el espacio de juego de Anthem es uno de sus pilares fuertes. Tanto en extensión como en detalle, está muy bien creado. Pero además, visualmente, es uno de los componentes más llamativos y resultones de todo el juego. Ayuda a crear un ambiente muy inmersivo en el juego.

La personalización.

En Anthem hay que disparar. Es un looter-shooter. Así que ya podemos ir afinando la puntería. Pero no sólo de disparos vive el librancero. Cumpliendo misiones se va ganando experiencia que permite subir de nivel. Subiendo de nivel podemos desbloquear habilidades o capacidades extras para nuestras alabardas y personaje. Y para poder hacer todo ello, debemos equiparnos con armas y mejoras para nuestras alabardas. Estas se pueden conseguir como botín (“loot”) durante el juego o “craftear” (crear a partir de materiales recogidos durante el juego). Hay muchos tipos de armas. Y dentro de cada tipo, muchas armas distintas. Cada una con sus estadísticas propias. Por lo que no faltarán opciones para que elijamos el arma que mejor se adapte a nuestro estilo de juego.

Además Antem incluye un poco de RPG. Hay 4 clases principales de alabardas y cada una de ellas tiene unas características y unas capacidades. Tenemos la Comando (la “todo-terreno”), el Coloso (opción “tanque”, aguanta mucho daño pero es lenta y pesada), el Interceptor (opción rápida pero con poca armadura) y la Tormenta (opción “support”). Esto nos permite personalizar más aún nuestro personaje. Podemos escoger qué rol queremos jugar dentro del combate. Lo que se conoce como “especialización” en este género.

Pero no acaban ahí las posibilidades de personalización. Nuestras alabardas permiten un alto nivel de personalización cosmética. Desde colores y texturas distintos en sus muchos componentes, a skins o dibujos para ellas, pasando por tipos distintos de componentes.

Durante el juego se van desbloqueando las distintas clases y, subiendo de nivel, se van ganando más huecos para tener varias alabardas de cada clase. De manera que podemos crear “builds” distintas con armas, equipamiento y cosméticos distintos, y cambiar a la que queramos cada vez que vayamos a salir de Fuerte Tarsis.

Imagen con los cuatro tipos de alabardas de Anthem

La jugabilidad.

Equipados con nuestras alabardas y nuestras armas, nos enfrentaremos a NPCs. Anthem es un juego PvE.

Y en él, los enfrentamientos tienen velocidad y son frenéticos. No hay sistema de coberturas, como en The Division. En Anthem tienes que buscar el compromiso entre avanzar y retroceder en cada momento para enfrentarte a las olas de enemigos. Hay que moverse mucho durante el gunplay. A lo que ayuda y da dinamismo el sistema de vuelo de las alabardas.

Pero no sólo moverse. Hay que coordinarse. El juego escala la dificultad de los enemigos y el número de estos de acuerdo a la cantidad de jugadores que estemos en la misión en ese momento. Se nota claramente el enfoque colaborativo del juego. El juego premia mucho la coordinación del equipo.

Y el gunplay se siente muy bien. Muy fino. Como buen shooter, premia mucho la buena puntería. Y el control de las armas es demandante, con distintos retrocesos según el tipo de arma, pero con muy buenas sensaciones.

La dificultad.

Los enemigos tienen puntos débiles (que no te dicen, sino que puedes descubrir cuando combates con ellos). Además son susceptibles (y provocan) a algunos efectos como el fuego, electricidad o hielo. La combinación de estos efectos y los disparos en ciertos puntos provocan “combos” que restan más energía a los enemigos. Por lo que es fundamental que el grupo de jugadores trabaje en conjunto y utilice ciertas habilidades de cada uno para provocar estos combos, por ejemplo.

Los enfrentamientos se sienten como combates largos y frenéticos, donde hay que colaborar para sobrevivir. Logran transmitir una sensación de recompensa cuando logras acabarlos. Y, debido a la gran bonificación que se puede conseguir de jugar como un equipo coordinado, probablemente como más se disfrute de Anthem sea jugando con amigos. Con los que puedas comunicarte y compenetrarte para luchar codo a codo. No obstante, el juego tiene opción de matchmaking así como la posibilidad de jugar de manera “Privada” acompañado de NPCs de tu lado.

Se pueden seleccionar distintos modos de dificultad. Y parece que realmente escala esta dificultad. De lo probado en la Demo VIP de Anthem, el enfrentarse en modo Difícil y con equipamiento de nivel por debajo del recomendado a una misión o evento, era probabilidad casi del 100% de ser incapaz de completarlo. En el escalado de dificultad, parece que Anthem logra un gran trabajo a la hora de hacer sentir las misiones como desafíos (si se quiere) y una gran alegría como recompensa si se superan.

Alabardas volando en Anthem

Demo VIP de Anthem. Nuestras impresiones.

Todo lo que contamos aquí arriba es, obviamente, extraído de las impresiones de haber jugado la Demo VIP de Anthem.

Como decíamos, la historia casi ni se dejó ver en ella. Aunque sí que se parecía entender el estilo de narrativa. Y a eso no le daríamos la mejor puntuación. Es verdad que este estilo de juegos tiene complicado el hacer sentir al jugador algo más que “un recadero” que sale a hacer misiones para los personajes que se quedan en la base de operaciones. Y ahí dentro tienen que encontrar la manera entretenida de que el jugador se sienta inmerso y se empape de su historia. En la Demo VIP de Anthem se pudo jugar tan poco de la historia que sería demasiado aventurado sacar conclusiones de ella. Y no es que en lo que jugamos estuviese mal conducida. Simplemente, esperamos que en el juego final esta nos cause más inmersión.

Es probable (y no descabellado) que durante la beta de Anthem esto sea así deliberadamente. Para no hacer spoilers a los jugadores. Aún así, no es que no nos gustase ese pellizco de su historia, era entretenida.

Lo que si reafirmamos es todo lo dicho arriba sobre la extensión del mundo de Anthem, su personalización, jugabilidad y dificultad. Y para muestra, un botón.

Gameplay de la Demo VIP de Anthem en 4K HDR con opciones gráficas en Ultra.

Os traemos un vídeo de nuestro canal de YouTube. Aquí nos vais a ver sufrir. Que es lo que pasa cuando entras con un nivel más bajo del que recomienda la misión y en dificultad “Difícil”. Hincamos la rodilla muchas, muchas veces. 

 

Recordad que para poder visualizar el contenido en HDR, necesitas una pantalla HDR y tener configurado tu PC o equipo para que se muestre en HDR (desde Windows 10, por ejemplo, en la configuración de pantalla, Windows HD Color, tiene que estar activado “usar aplicaciones y juegos HDR”).

Si no, verás el vídeo con el tonemapping (corrección de color de HDR a SDR).

En todo caso, suficiente para ver un poco la capacidad de personalización, alabardas, estilo frenético de combates, movilidad y vuelo, belleza del entorno… y, por supuesto, que somos muy mancos 🙂

Polémicas alrededor de la Demo VIP y del propio juego.

El lanzamiento de la Demo VIP fue un desastre. Los servidores no tenían capacidad suficiente para toda la cantidad de jugadores interesados en probar el juego. Por lo que al principio hubo muchísima gente que no pudo entrar aún teniendo clave para ello. Esto ya causó un malestar a la comunidad. El problema de acceso se fue solucionando durante el fin de semana, pero ya da una imagen (y no buena) de una mala gestión para su lanzamiento.

Imagen sombría de Anthem

Los gráficos: difícil alcanzar 60 FPS en 4K.

No fue el único problema. Usuarios de SLI se quejaron (algunos de nosotros incluidos) de que la Demo VIP no tenía soporte SLI. Algo que sería en cierto modo normal, es una beta. Pero lo peor fue leer en los foros oficiales a los desarrolladores del juego reconocer que ni en las betas ni en el lanzamiento inicial del juego habrá soporte para SLI en Anthem. Algo que choca muchísimo sabiendo que ellos mismos reconocieron que, durante la demo del E3 2018, Anthem corría en un SLI de 1080TiResulta complicado entender esto. Es un pequeño detalle, pero ya deja ver cierta manera de tratar técnicamente al juego.

Igualmente y porque lo sufrimos en nuestras propias carnes, descubrimos que Anthem tiene soporte HDR. Bueno, quizá la palabra no es “soporte”. Porque no encontramos opción para desactivar esto en el juego. Tampoco para configurar el brillo para el HDR. E incluso el propio juego parecía querer cambiar la configuración del escritorio de Windows 10 para ponerlo en HDR. Todo un cúmulo de despropósitos que provocaban ciertos problemas con el driver gráfico. Y que nos dificultaron el poder grabar más y mejor del juego (por la complejidad de hacerlo en HDR). Una característica que nos encanta, el soporte HDR, pero que parece totalmente mal gestionada su configuración dentro del juego. Otro pequeño detalle que, como el SLI, no afectará a un gran número de jugadores… pero que sigue dejando ver cierta manera de tratar técnicamente al juego.

Cosméticos y EA: Microtransacciones.

No es nada nuevo. Aún resuena cercano el gran escándalo que surgió al lanzamiento de Star Wars Battlefornt II. Un gran juego, tremendamente divertido como os contábamos aquí. Pero que, por desgracia, antes de su lanzamiento se planteó con un sistema de microtransacciones que podían afectar a la jugabilidad puesto que se podía comprar con dinero real la posibilidad de obtener mejoras para los personajes. También se podía hacer mediante la moneda in-game que se ganaría jugando al juego, pero la posibilidad de pagar para tener mejoras, del “pay-to-win”, estaba ahí.

Eso no es nada nuevo, puesto que tienes juegos como la franquicia Fifa, también de EA, que mueven mucho dinero con estas cosas. Pero parece que ahí nadie se queja.

Al final y tras la enorme polémica, EA dio marcha atrás y las microtransacciones quedaron en algo puramente cosmético. Pero el daño al lanzamiento estaba hecho. Por desgracia, mucha gente no le dio una oportunidad a un tremendo juego debido a esto.

En Anthem, en lo que hemos probado de su Demo VIP, la personalización con monedas es puramente estética. Parece que EA mantiene el esquema de monetización, pero aprendiendo de los errores.

Ahora bien, la polémica en este caso viene de que ya se han filtrado imágenes de la tienda donde se pueden ver skins para las alabardas que, al cambio a moneda real, costarían incluso 10 dólares.

Todos estos cosméticos parece que se podrían adquirir con la propia moneda in-game que se gana jugando en el juego. Y parece que es simplemente cosmética, nada que afecte a la jugabilidad. Por lo que no nos parece buena práctica que se vendan estas cosas a semejante precio, pero tampoco nos parece preocupante porque puedes jugar perfectamente y sin ventaja ni desventaja al juego con o sin ello.

Ilustración de un boss de Anthem

Conclusión.

Recapitulando y en definitiva: Anthem tiene un enorme potencial, puede ser un juego enorme. Un mundo muy grande, de gran belleza, una jugabilidad mimada y una dificultad que puede ser alta pero que premie a los jugadores que la afronten. Un juego muy personalizable. Un juego muy muy divertido para enfrentar el reto con amigos.

Pero también puede caer en desgracia. Para empezar, porque la narrativa para la historia nos dejó dudas, aunque esperamos que estas se resuelvan y sorprendan gratamente con el juego completo. También porque quizá deberían replantearse la política que vayan a tener con mimar los aspectos técnicos del juego. Y, sobre todo, porque Anthem puede correr el peligro de caer en la mala fama por las políticas poco acertadas de monetización del juego y disuadir a la gente de jugarlo incluso antes de probarlo.

A nosotros nos gustó la Demo VIP de Anthem. Nos divertimos jugándola. Se nos hizo un poco corta, en duración y en contenido, pero nos dejó con ganas de probar más.

Aunque el propio juego tiene un “pero”… su fecha de lanzamiento es muy cercana a un peso pesado del mismo género, The Division 2Es posible que ambos juegos compartan un sector de la comunidad, por lo que tendrán que dividir su tiempo. Y además, Anthem es un juego solamente PvE, mientras en The Division 2 tenemos PvE y PvP, lo cual amplía tanto la variedad de actividades como la complejidad de las mismas. No se va a enfrentar a un rival pequeño.

No obstante, este análisis está basado en la prueba de la Demo VIP de Anthem, por lo que ni hemos podido valorar el total del contenido del juego ni tampoco es seguro que nada de lo probado no vaya a cambiar de aquí a su lanzamiento.

Así que, lejos de recomendarte el juego, lo que te recomendamos es que pruebes tú mismo la beta abierta y veas si te gusta. Mañana mismo, del 1 al 3 de febrero de 2019. Quizá te sorprenda gratamente.

Y cuéntanos qué te parece.

Si has llegado leyendo hasta aquí, enhorabuena y muchísimas gracias. Estamos deseando saber vuestra opinión. Decidnos qué os parece el juego, si lo habéis podido probar o si lo hacéis en la beta abierta. Contadnos qué esperáis de él o qué os gustaría que se mejorase. Todo lo que queráis. Vuestra opinión nos interesa.

Podéis hacerlo aquí o en nuestro Twitter, donde seguiremos compartiendo las últimas novedades que tengamos. También en nuestro canal de Discord. Nosotros, probablemente, llevaremos más contenido de Anthem a nuestro canal de Twitch y nuestro canal de YouTube. No os lo perdáis y seguidnos allí si queréis para que os lleguen las notificaciones. 

Muchísimas gracias por leernos, y ¡nos vemos en Fuerte Tarsis, libranceros!