Thumbnail del post

Está de moda. Ha entrado pisando fuerte en Steam y no es para menos. Es el título más vendido solo por detrás de PlayerUnknown’s Battlegrounds

Se trata de Cuphead, un excelente y maravilloso regreso a los años 30 para los amantes de las plataformas y la acción más endiablada y vertiginosa.

Imagen, sonido y sensaciones se fusionan para transportarnos a una experiencia única y necesariamente jugable para todo aquel que adore los videojuegos porque hacía lustros que no aparecía un producto tan redondo y fetichista en el que los aspectos visual y sonoro están diseñados con esmero empleando las mismas técnicas de la época de los años treinta, es decir, animación tradicional a mano, fondos de acuarela y grabaciones originales de jazz.

Y como era de esperar, los Mancos Team no podíamos dejar pasar la oportunidad de disfrutar de este juego indie que llevaba ya varios años generando mucha expectación y que, a tenor de las posibilidades y experiencias que ofrece, ha cumplido sobradamente con las exigencias que se le requerían. Además, es un buen campo de batalla para que nuestra mayor virtud, el manquear, paste a sus anchas.

Y para muestra, aquí os dejamos la batalla con uno de los múltiples jefes que pululan por el mágico mundo de Cuphead en el que nos vemos obligados a pelear sin descanso para recuperar nuestra alma tras perderla con el mismísimo diablo en un casino. Una historia simple y directa pero que engancha.

A disfrutar (y a morir sin parar a lo Dark Souls porque difícil es UN RATO)